El relevo

Por Ángel Durán

A modo de reflexión hay que decir que estamos ante unas temporadas de transición, habiendo ya pasado las ferias de San Isidro y de Sevilla , hay que pararse a analizar el relevo generacional que se está produciendo y que es necesario para el mantenimiento del interés del aficionado y del público que acude a las plazas de toros.

Es más que notorio que se están abriendo combinaciones que hasta hace poco parecían fijas, y se está aumentando la competencia entre veteranos y noveles.

Andrés Roca Rey parece el más indicado hasta el momento en convertirse en un torero de tirón taquillero,y en figura, teniendo en cuenta su triunfo el año pasado en Madrid  y que en Sevilla estuvo a punto de abrir la Puerta del Príncipe este año en la corrida de Victoriano del Río, junto a una oreja en Las Ventas de mucho peso. Sus percances de esta temporada  en Andújar, Badajoz y de nuevo en Pamplona(triunfo incluido) no dejan de ser una prueba incontestable de las ganas que tiene este torero de hacerse con el cetro del toreo y mandar en las próximas temporadas.

Otro torero  de gran concepto, es José Garrido, que sin haber triunfado ni en Madrid ni Sevilla, está entrando en ferias importantes, mas después de las contundentes actuaciones que tuvo el año pasado en las Corridas Generales de Bilbao, sin olvidarnos de su exitosa encerrona en dicha plaza en su época novilleril y la Puerta del Príncipe que consiguió en 2014.

Alberto López Simón comenzó la temporada con un indulto en Fallas pero no terminó de encontrarse consigo mismo ni en Sevilla, ni en Madrid. De todas formas no hay que que echar en saco roto que el año pasado fue líder del escalafón y que tiene ya en su haber, cuatro puertas grandes en Las Ventas (las mismas que obtuvieron en toda su carrera Ortega Cano, Luis Francisco Esplá o Jose Miguel Arroyo “ Joselito “)  y acaba de abrir la puerta grande en Pamplona junto a Ginés Marín.

Ginés Marín, que tomó la alternativa el año pasado, empezó a entrar en carteles y tener nombre tras cortar tres orejas en la feria de Santander a una corrida de Cuvillo en la que alternó con Morante y Talvante. Y  ha sido este año , cuando ha explotado tras abrir la puerta grande de la plaza más importante del mundo después de rubricar con una gran estocada una faena que sin duda era de dos orejas, siendo el único torero de esta nómina de jóvenes espadas que desorejó a un toro (curiosamente hacía 20 años que un torero desorejó a un toro de Alcurrucén en esa misma plaza) , y por ello se ganó el puesto para la corrida de la Cultura, y en la que los aceros le privó de volver a triunfar por todo lo alto.

Joven, aunque con unos pocos años más de doctorado y una trayectoria más curtida, también ha sido triunfador de San Isidro,  Juan del Álamo,  que cortó dos orejas y pudieron ser tres, a otra corrida del hierro de los hermanos Lozano, tras varias temporadas en las que siempre conseguía un trofeo sin llegar a salir a hombros por la puerta grande. Estoy seguro que ese logro le servirá para entrar en más ferias y carteles.

Sin quererme extender demasiado, no quisiera dejarme en el tintero a varios diestros que también quieren dar un golpe en la mesa, por lo que citaré a otros matadores noveles como Javier Jiménez, David Galván,  Gonzalo Caballero, Álvaro Lorenzo, Pepe Moral, Leo Valadez , Luis David Adame, Joaquín Galdós, Varea …y novilleros como Pablo Aguado y Rafa Serna que tomarán la alternativa en la próxima feria de San Miguel.

Aire fresco en el escalafón y la ilusión del aficionado por una nueva época en la que seguro, la Fiesta saldrá reforzada.