Éxito artístico en el festival del Cáncer

 DIESTROS  RESULTADO  GANADERÍA
Diego Ventura  Dos orejas Juan Pedro Domecq
 Enrique Ponce  Oreja  Parladé
 Curro Díaz  Dos orejas  Parladé
David Fandila “El Fandi”  Dos orejas  Parladé
 Cayetano  Dos orejas Parladé
 Daniel Crespo  Dos orejas  Parladé
 Fernández Ríos  Vuelta al ruedo tras dos avisos  Sancho Dávila
 Más de 3/4 de Plaza  Tarde con temperatura fría

El Festival Taurino a beneficio de la AECC de Jaén volvió a recobrar el ambiente y la fuerza que siempre tuvo. El público respondió con creces registrando el Coso de la Alameda una excepcional entrada, lo que sin duda es muy importante de cara el resultado económico de este festejo.

Previo al paseíllo algunos alumnos de la Escuela Taurina de Jaén dieron la vuelta al ruedo portando una pancarta de agradecimiento de la AECC a todos los participantes, colaboradores y público por contribuir a la causa.

Y una vez los toreros cruzaron el ruedo haciendo el paseíllo, se detuvieron en las rayas del tercio para guardar un minuto de silencio en memoria del periodista Ángel del Arco, desaparecido recientemente.

Tras hacer entrega a los participantes y entidades colaboradoras de diversos obsequios en señal de agradecimiento dio inicio el festejo con la suelta de precioso jabonero del hierro de Juan Pedro Domecq para Diego Ventura, que ofreció una actuación vibrante y entregada en todo momento.

El resto de ejemplares, a excepción del último, pertenecieron al hierro de Parladé –el anunciado en el cartel- correspondiendo a Enrique Ponce el peor con diferencia y también el más chico del encierro. Muy flojo de fuerzas, Ponce le sacó lo que pudo.

Curro Díaz toreó con mucha profundidad, ralentizando el muletazo al torear al natural y logrando calar hondo en los tendidos.

Disposición absoluta, una vez más, de “El Fandi” desde que recibiera con dos largas cambiadas al que le cupo en suerte. Variado en los quites, espectacular en banderillas y entregado en la muleta. Sufrió el corte de una banderilla mientras toreaba de muleta.

Cayetano se topó con un novill incierto en su embestida que fue de menos a más y con él igualmente su toreo, que fue creciendo hasta terminar por torear a placer con él. Le fueron concedidas las dos orejas que paseó, simpáticamente, acompañado por el hijo de su banderillero Joselito Rus que las portaba.

Muy interesante la actuación del novillero portuense Daniel Crespo que toreó de capa con muchísimo gusto.Demostró valor y clase a partes iguales. Con la muleta firmó una faena muy templada que quizás el público jiennense no terminó de valorar.

Concluía el festival con la actuación del novillero de Pegalajar Fernández Ríos, alumno de la Escuela de Jaén que lidió un real de la ganadería jiennense de Sancho Dávila al que recibió toreando a la verónica con gusto y compás.Con la muleta demostró la evolución de su toreo consiguiendo muletazos de calidad. Fue prendido espectacularmente aunque sin consecuencias y falló en la suerte suprema, lo que le hizo perder algún trofeo.