La importancia de un acto así

Por José Luis Marín Weil

Tan sencillo como venir a recoger un trofeo. Con el sólo hecho de venir a Jaén para compartir un tiempo con los aficionados, el otro día se logró mucho. Y no es una exageración.

  Desde su fundación el Círculo Cultural Taurino de Jaén ha venido convocando la concesión del “Trofeo a la mejor faena de la Feria de San Lucas” pero la realidad de este galardón es más bien sombría. De nueve ediciones, en más de una ocasión se ha quedado desierto porque el jurado así lo ha considerado en función de las bases por el que su concesión se rige. En una edición, la de 2012, se decidió retirar el trofeo como señal de protesta consensuada entre todas las entidades de la capital ante la Feria de San Lucas que a punto estuvo de no celebrarse y finalmente se celebró anunciando únicamente una corrida de toros coincidiendo con el cincuentenario del Coso.

 Y cuatro han sido las veces en el que un diestro acartelado en San Lucas ha merecido tal galardón: Matías Tejela en la primera edición, Julián López “El Juli”, José Carlos Venegas y recientemente López Simón. Han pasado temporadas y ni Tejela ni “El Juli” llegaron a recoger el trofeo. No hubo manera ni forma. La directiva del Círculo se quedó esperando, esperando, esperando …hasta que se aburrieron.

 Por eso y por más lo del pasado lunes tiene tanta importancia. El acto del lunes resultó muy significativo porque viene a fortalecer bastante a la afición de Jaén. De cara al Círculo es todo una satisfacción poder culminar con el momento más anhelado de la temporada para ellos, y lograr sacar adelante con poquitos medios un acto más para la entidad compartiéndolo, además, con toda la afición de Jaén. También, supone un estímulo para ellos porque ven recompensado el esfuerzo que implica la convocatoria del galardón.

  Para la afición jiennense el acto del pasado lunes pone en valor nuestra Feria de San Lucas, que en lo taurino apenas cuenta ya dentro de la temporada, está muy infravalorada y socialmente ha perdido relevancia en la ciudad porque ha quedado reducida a muy poco en los últimos años y no despierta el interés de antaño. Para muchos toreros, San Lucas no cuenta en la agenda de su temporada.

  A López Simón le sirvió para ganarse el afecto y admiración de la afición de Jaén, que agradece sin duda que el líder actual del escalafón haga un pequeño paréntesis en plena temporada y se acerque durante unas horas a Jaén a recoger el cariño de la afición jiennense. Y la afición lo agradecerá siempre, vaya si lo agradecerá.

 Y sobre todo, la noche del lunes de la semana pasada sirvió para algo fundamental: para hacer afición.

 Porque se habló incansablemente de toros antes, durante y después. Porque la Escuela Taurina se hizo presente y los aficionados se interesaron por la carrera de los nuevos valores que están surgiendo en la ciudad.

 Porque la nueva Asociación Alimón- Juventud Taurina de Jaén pudo darse a conocer y relacionarse con el resto de miembros de entidades taurinas.

 Porque se recogieron firmas para solicitar al Presidente del Tribunal Constitucional que se resuelva el recurso de inconstitucionalidad de la prohibición de la tauromaquia en Cataluña después de 6 largos años 6.

 Porque hubo representación y apoyo institucional del Ayuntamiento en el acto a través de la concejal de cultura.

 Porque los medios de comunicación acudieron a dar cobertura al acto, reflejando posteriormente en sus medios que la afición a los toros en Jaén está viva.

 Y muy especialmente porque la afición de Jaén mostró su sensibilidad recordando al diestro Víctor Barrio en un emotivo responso.