Vuelve Sevilla

Por Ángel Durán

Tras unos años en los que la feria de Sevilla se había reducido en número de festejos, las figuras habían retado a la empresa con una negativa que dejaba el abono vacuo de interés, y con una traducción a esas tensiones en tendidos despoblados y una afición hispalense damnificada, Sevilla vuelve este 2016 a ser la gran feria taurina del año (después de San Isidro evidentemente) en la plaza mas emblemática que existe, la “catedral del toreo”.

 Dos años de ausencia de Morante son muchos para Sevilla, el de la Puebla se echa el peso del abono, empezando por el clásico domingo de resurrección, y alternando durante el ciclo con figuras que van a pelear su posición y con noveles que vienen arreando.

 Manzanares también comienza su feria en resurrección en un cartel que cierra Talavante, única  comparecencia del pacense en el ciclo, al igual que Perera que solo ha firmado una tarde. Otro pacense que echaremos de menos, será Ferrera tras sus tardes en 2014 y 2015 con la corrida de Victorino que este año la estoquearán dos destacados en Madrid la pasada temporada, como son “Morenito de Aranda” y Paco Ureña, junto a Manuel Escribano, este último apuntándose también al caramelo de Miura que lidiará con Castaño y “Rafaelillo”.

 Roca Rey apuesta fuerte emparejándose con espadas consagrados como Juli, Manzanares, Morante y un Ponce que solo hace un paseillo en el ciclo, al igual que Finito de Córdoba con la de Fuente Ymbro y los mediáticos Padilla y Fandi.

 También será una alegría ver en el Baratillo a Jiménez Fortes y David Mora, tras haber pasado ambos por la cara amarga de la fiesta.

 Una sola tarde tendrá Diego Urdiales, en pleno farolillos junto con Morante y López Simón, al que le seguimos recordando la obra maestra que realizó la pasada temporada en Vista Alegre.

 Una nómina de nombres jóvenes como los hermanos Jiménez, ese ídolo americano que es Joselito Adame, Miguel Ángel Delgado, Pepe Moral…también estarán presentes.

 El gran triunfador del San Isidro pasado, Sebastián Castella en un mano a mano con Simón y otra tarde con Manzanares en un cartel rematado con el  joven José Garrido, cuyas maneras de torear y trayectoria apuntan a que llegue lejos.

 Faltan nombres de diestros sevillanos como Salvador Cortés y Antonio Nazaré y también se echan en falta toreros de Jaén, especialmente Curro Díaz, del que no me cabe ninguna duda que el buen aficionado hispalense no ha olvidado tras aquella tarde de San Miguel de 2011 en la que derrochó torería a los pies de la Giralda.

 En cuanto a las ganaderías aparte de los hierros toristas citados y el de Ricardo Gallardo, hay que señalar que Cuvillo lidia dos corridas en un ciclo en el que estarán presentes divisas como El Pilar, Juan Pedro Domecq, Victoriano del Rio, Daniel Ruiz, Jandilla o Torrestrella entre otras.

 La feria este año, será diferente, con dos semanas consecutivas de corridas de toros, el regreso de las figuras, los valores emergentes, el aire fresco en combinaciones que ya estaban repetidas etc.

 Sevilla vuelve a ser la gran feria que nunca tuvo que ponerse en entredicho en el calendario taurino. Solo falta que los tendidos de la Maestranza se llenen y que se abra la Puerta del Príncipe, alicientes hay.