El Cid se entrega en Úbeda

 

" El Cid " , Máximo triunfador en Úbeda ( Foto: Jesús Ruiz )

Plaza de toros de Úbeda. Coso de San Nicasio .

1 ª de la Feria de San Miguel . Más de Tres cuartos de plaza.

Toros de Juan Pedro Domecq, correctos de Presentación , nobles aunque  flojos . Destacando El 3 º , clase  Bajaron en la Segunda Parte .

” Morante de la Puebla “, oreja y oreja 
Curro Díaz, saludos y oreja  .
” El Cid “, dos orejas y oreja .

Úbeda, rincón de la provincia de Jaén que siempre invita a disfrutar, celebraba hoy su día grande, el de San Miguel y en su plaza, el Coso de San Nicasio el que se haya acercado habrá disfrutado. Pero sin duda, el que más ha disfrutado esta tarde ha sido “El Cid”.El tercero era distinto a los demás. Notoriamente por su capa, al no ser negro, y también por lo mucho bueno que traía consigo. Tocó en suerte a Manuel Jesús “El Cid” y el sevillano se hinchó a torear. Lo que se dice atiborrarse. Toreó sobre todo para él, para sentirse.Por la izquierda lo llevó larguísimo, por la derecha el trazo del muletazo era interminable. Algunos llegaron a levantarse de sus asientos. Un toro realmente sensacional que hubiera merecido una vuelta al ruedo en el arrastre, pero nadie lo pidió.Recibió al sexto toreando con mucho empaque con el capote. La media, similar a la que anuncian las ferias en los carteles de toros. Con la muleta se le colaba en alguna ocasión, pero él se fajo con el toro en una faena que se inició por bajo y a base de querer y estar ahí le sacó los muletazos merced a las posibilidades del toro. Excelente la imagen ofrecida por “El Cid” en la ciudad renacestita en la tarde de hoy.También Morante, al que hoy se le transparentaba el sentirse cómodo y feliz. Inspiradísimo, especialmente en el cuarto, si algo que hay que destacar sobre su paso en Úbeda no es otra cosa que la torería en sus formas. Estampas de toreo antiguo, del que muchos sólo conocemos por lo que nos han contado. Sin que nadie lo esperáse mando taparse a su cuadrilla para tomar los palos y banderillear. ¿Qué quieren que le digamos al respecto? Que sin ser un rehiletero habitual, pequeños impulsos sobre el ruedo como éste se agradecen si se hacen con pureza. Es el caso. Aunque bien es cierto que en el par al quiebro calculáse mal y los arpones se le fueran a los sotános del lomo. Crecido en su orgullo pidió un cuarto par para desquitarse de lo anterior y quede aquí constancia que a menos que alguien me corrija juraría yo que no pidió permiso al Presidente. Que conste en acta.Curro Díaz ha salido de la plaza bajo los reproches del público según un episodio que antes se había vivido con un miembro de la cuadrilla. Llegado este punto he de reconocer que no puedo decir más al respecto ni opinar por la sencilla razón que no lo he presenciado al estar hablando por teléfono y pendiente de una cosa que al momento me surgió. Por ello no digo nada porque nada puedo decir y lo digo por si luego alguien me lo reprocha, pero insisto, no me he percatado del tema.Y al toro, que en el caso del segundo de la tarde fue protestado en varas. Curro toreó con profundidad y gusto, alcanzando momentos de altura. Pero todo se fue al traste por culpa de la espada y quedó la cosa en saludos desde el tercio. Mejor transcurrió en el quinto, al que recibió estirándose en el toreo inicial de capa. Ya con la muleta desde el primer muletazo logró engancharlo a su toreo y precisamente esa era la clave: ponérsela muy en la cara y tirar del toro sin brusquedad. Así fue hilvanando una faena muy interesante donde fue dejando pinceladas de su personal tauromaquia. Estocada entera y puntilla que levanta al toro y al parecer también la polémica antes aludida.La corrida fue la clásica en este hierro en su vertiente triunfal, es decir: toros nobles que no se comen a nadie y no terminan de transmitir esa fiereza que se les supone ni llegan a arrancar esa emoción que uno procura buscar cuando se sienta en el tendido. Creo que se me entiende.

 

 

GALERÍA DE FOTOS (Jesús Ruiz y Ruiz Verónica )
[cincopa 10775033]
VIDEO