Carla Otero y Marcos Jesús Linares a hombros en la novillada de preferia

Plaza de Toros de Jaén. 6 de octubre de 2019.

Novillada de preferia de San Lucas.

Más de tres mil personas en tarde agradable. Se lidiaron cuatro novillos de Herederos de Flores Albarrán de gran juego en general destacando segundo y cuarto, siendo el segundo  “Mesonero-14” premiado con la vuelta al ruedo.

PABLO MALDONADO Azul pavo y oro Palmas
FERNANDO PALOMARES Corinto y oro Oreja
CARLA OTERO Obispo y oro Dos orejas
MARCOS JESÚS LINARES Blanco y oro con cabos negros Dos orejas

 

 

Hasta llegar a la tarde de hoy ha habido un trabajo previo intenso. Un despertar taurino evidente y un ambiente que ha ido creciendo semana a semana y que hoy ha congregado a más de tres mil personas en el Coso de La Alameda. Que no está mal.

Sí por la mañana los niños de Jaén tuvieron oportunidad de jugar al toro en el ruedo de su ciudad, por la tarde los niños de esta tierra que quieren ser toreros tuvieron la suya para demostrar que lo quieren ser de verdad.

La novillada de promoción, tan necesaria para la fiesta, tan agradable siempre, ha servido de pórtico o preferia para terminar de calentar el ambiente taurino en Jaén y que nos va a llevar durante tres fines de semana seguidos a citarnos en el Coso de La Alameda para sentir nuestra afición por San Lucas.

Tenía esta novillada el valor añadido de volver a ver en Jaén reses del hierro de Herederos de Flores Albarrán, sólo que en esta ocasión ese aliciente se unía al simbolismo de hacerlo justo en el año en que se conmemora el centenario de su llegada al campo bravo de Jaén, para convertirse en una ganadería emblemática de nuestra provincia. El hierro de la casa, en grandes dimensiones, se hacía visible en el ruedo de Jaén.

De la sierra de Andújar la casa ganadera se ha traído cuatro añojos a modo, propicios para un festejo como el de hoy y que han ofrecido un juego interesante, destacando especialmente el lidiado en segundo lugar “Mesonero-14” que fue premiado con la vuelta al ruedo.

Tras romperse el paseíllo la Escuela de Jaén quiso tributar un sencillo homenaje a uno de los aficionados locales más populares como es Pepe Labella “El Cebollas”, quien siempre ha prestado su apoyo y colaboración a la Escuela de Jaén de forma totalmente altruista.

Abría plaza el novillero de la Escuela de Motril Pablo Maldonado y lo hizo marchándose hasta la puerta de chiqueros, dejando buena sensación en el saludo capotero. Luego ya en la muleta costó entenderse con el novillo, ya había que estar siempre con él, se paraba muchas veces a mitad del muletazo y aparte buscaba por abajo al torero. Con la espada se atascó el novillero granadino cuya faena, por cierto, fue acompañada bajo los compases del pasodoble “Así es mi Granada”, que no es un pasodoble taurino – o torero, como diría Salvador Santoro- precisamente. Que tome nota el director de la banda…

Había interés por ver a Fernando Palomares, novillero de La Carolina, y comprobar su evolución. Tuvo enfrente a un magnífico novillo de Herederos de Flores Albarrán con el que se entendió perfectamente. Dejó muy buenos muletazos al natural y dejó entrever un toreo clásico muy interesante.

Igualmente existía interés por ver torear a la novillera Carla Otero, quien en una anterior clase práctica ya tuvo oportunidad de torear en Jaén junto a sus compañeros de la Escuela de Guadalajara. Desde entonces su nombre se ha disparado entre los aficionados merced a sus éxitos en los ruedos. Apenas pudo hacer nada en el capote, y tras una lidia algo caótica por parte de las cuadrillas, dejó muestras que conoce el oficio y tiene recursos de sobra para estar en la cara de los novillos, además del empaque con que torea. Sufrió varios enganchones en la muleta que hicieron que la faena tuviera que reiniciarse en algunas ocasiones, alargándola quizás en exceso. No obstante, muy importante la actuación de la joven alcarreña.

Y el epílogo del festejo venía de la mano del otro jiennense del cartel, Marcos Jesús Linares, que con la salida a hombros de hoy ponía un broche de oro a una temporada sensacional para él ya que han sido muchos los éxitos que ha cosechado en este año en distintas competiciones de escuelas.

Otro añojo de ensueño el que cerraba plaza, con el que Marcos Jesús no sólo se entendió perfectamente, sino que lo llevó por donde quiso y lo hizo toreando muy templado. Todo cuanto hizo caló hondo en el tendido y no se achicó en ningún momento a pesar de las sucesivas coladas que la res le metía al embestir por el pitón derecho. Y por cierto, toreó soberbio con el capote.

Intervinieron en el segundo y cuarto novillo los alumnos de la Escuela de Jaén Fernando de Toros y Pedro Aparicio, realizando este último, además, un quite al alimón con Marcos Jesús Linares.

Al final fueron izados a hombros Carla Otero y Marcos Jesús Linares, cruzando a hombros la puerta grande camino del Parque Felipe Arche. Su imagen, la de un niño y una niña vestidos de luces, sonrientes y felices por su éxito en una plaza como la de Jaén, es una fotografía que nos invita a la ilusión y al optimismo ante la Feria de San Lucas que tenemos por delante.