El silencio

Por José Luis Marín Weil

El pasado domingo la plaza de toros de Jaén acogió una novillada organizada por la Escuela Taurina de Jaén. Casi a la misma hora, apenas a dos kilómetros de distancia, el Real Jaén jugaba en La Victoria.

Estuve en la novillada. He leído la reseña del partido de fútbol y he visto imágenes del mismo. Posiblemente la entrada registrada en el partido y en la novillada pudiera ser similar, e incluso puedo pensar que a la novillada tal vez asistió más gente.

Entre  la convocatoria taurina y la deportiva hay un hecho que no quiero dejar pasar por alto: de la novillada apenas se han hecho eco los medios de comunicación de Jaén. El silencio ha sido casi absoluto.

Ni crónicas, ni reportajes, ni reseñas. Nada.

Y tres cuartos de lo mismo cabe decir de los actos que han organizado en estas dos semanas la Asociación Taurina de Aficionados Prácticos de Jaén y la Juventud Taurina de Jaén- Alimón.  Salvo puntuales excepciones, estos actos han sido ignorados por la mayoría de los medios locales. Con lo fácil que resulta un copia y pega en un portal digital…

¿Cómo es posible qué ocurra esto? ¿Cómo es posible ignorar un espectáculo que reúne tanta gente un domingo en Jaén?

El triunfo de “El Nete” el pasado domingo ha pasado desapercibido ante la sociedad jiennense y eso es muy triste.

Y lo triste es que algunos de esos medios en cuanto se hagan públicos los carteles de San Lucas – que todavía nada se sabe- irán corriendo a buscar a la empresa de la plaza de toros y ofrecerle un faldón, una cuña, un espacio para publicitar los carteles de la Feria.