Más allá de los puntos, las orejas

Por José Luis Marín Weil

Antaño, una oreja cortada en Las Ventas servía para entrar en carteles el resto de la temporada. Una puerta grande, no digamos. Directamente colocaba a un torero en las ferias.

De siempre, un triunfo fue la llave que abría la puerta de nuevos contratos. Así lo estipulaban  las leyes no escritas del toreo. Al menos en teoría.

Lo que le ha sucedido al novillero de Pegalajar Fernández Ríos no hay por dónde cogerlo. Se ha quedado fuera del ciclo de novilladas de Andalucía. No pasa a la siguiente ronda…siendo el único novillero que el pasado sábado salió a hombros tras cortar dos orejas.

Una vez que la Asociación Andaluza de Escuelas de Tauromaquia “Pedro Romero” ha hecho público en su web el resultado de puntuaciones de las actuaciones de los novilleros que torearon en Villacarrillo el pasado sábado, y consecuentemente los clasificados para torear en Dos Torres la próxima novillada, la sorpresa ha sido mayúscula. Y la decepción…

Ignoro los criterios que se tienen a la hora de valorar y puntuar cada una de las actuaciones de los alumnos actuantes, pero a todas luces resulta extraño y muy cantoso que se haya quedado fuera el único novillero que salió a hombros en Villacarrillo y por el contrario se clasifiquen alumnos de otras escuelas taurinas a los que se le tocaron los tres avisos en esa misma novillada. ¿Cómo se come eso? ¿Cómo se puede justificar semejante injusticia?

Por cierto, la referencia a los avisos en la ficha del festejo del pasado sábado, en la web de la Asociación de Escuelas brilla por su ausencia. 

Entre los aficionados de Jaén este tema está corriendo como la pólvora. En la Escuela Taurina de Jaén, un mazazo descomunal ya que se ha cortado de raíz la esperanza de llegar lejos en el ciclo de escuelas después de casi quince años que Curro Jiménez ganó el ciclo de novilladas,y veinte años después que Eduardo Ortega llegase a la final en la Plaza de Huelva, quedando en segundo puesto.

 ¿Y el alumno? ¿Cómo se sentirá? ¿Qué pasará por su cabeza? Después de haber saldado sus dos actuaciones con dos salidas a hombros en estas novilladas

 Visto lo visto, el ciclo de escuelas, queda absolutamente en entredicho.Aquello no huele bien.

La Escuela de Jaén seguirá su senda, haciendo encaje de bolillos para sacar adelante a los niños que en tierras del Santo Reino sueñan con ser torero sin tener una ayuda institucional potente, tal y cómo otras escuelas si que tienen.

Y a Fernández Ríos le digo que se mire en el espejo de Roca Rey, que pasó por este ciclo sin llegar a la final del mismo y hoy día es un figurón del toreo a nivel mundial. Otros torearán el próximo fin de semana habiendo escuchado tres avisos. Él, en dos tardes logró cortar cuatro orejas, que es lo que en el toreo debe valer. Las puntuaciones del jurado, mejor para Eurovisión.

Foto: Verónica Ruiz