Y luego dicen por ahí

Me acuesto con la noticia de que el Barça se proclama vencedor de la liga de champiñones y hoy desayuno con la noticia de que en Barcelona la celebración del triunfo da lugar al destrozo desmesurado y salvaje de mobiliario urbano,asaltamiento a comercios, y enfrentamiento a las fuerzas del orden.
Sé que muy especialmente en Barcelona se estilan este tipo de actos culturales como colofón a cualquier acto que tenga lugar en la vía pública.Y sé que generalmente quienes protagonizan este tipo de actos son personas que se dedican con habilidad a ello y no tienen mejor cosa que hacer que destrozar lo ajeno.Cobardes que se refugian entre la multitud para delinquir a lo bestia,en este caso se han escudado en la excusa de la victoria del Barça.
Eso por un lado,pero una cosa lleva a la otra y también una cosa no quita la otra.Digo esto porque la imagen de un gachón con la camiseta del Barcelona saliendo de entre los cristales de una tienda de Springfield portando una buena ristra de prendas de esa marca a mí no se me va a olvidar tan fácilmente.
Pero es que no queda ahí la cosa,resulta en Granada ha pasado lo mismo.Si señor,aquí al lado los que se fueron a festejar lo que era una victoria deportiva acabaron saliendo por patas delante de las pelotas de goma de los antidisturbios.
Todo esto poco más o menos es lo que ha dado de sí el triunfo de un equipo español (por mucho que a ellos les pese) en una competición deportiva.Me da lástima,pues veo que aquello que intentaron enseñarme hace unos años en el colegio en clases de educación física de “el deporte es salud” “sirve para estrechar relaciones” “potencia el civismo” y demás perlas parece ser que no se asemejan mucho a lo que hoy día veo por televisión.
Entretando según me cuentan los que lo han visto,en el Tomate siguen arañando a la Fiesta y vomitando sobre ella,no teniendo mejor cosa que hacer que irse sus reporteros a las puertas de Las Ventas para provocar,fastidiar y enojar a gente que sí que es civilizada.Leo en burladerodos que Máximo Valverde en un acto de defensa de la Fiesta ha retado publicamente a ese que siente placer por donde yo evacúo cada día.
Y luego dicen por ahí que somos uns salvajes,unos bárbaros e incivilizados ciudadanos,con una conducta y hábitos propios de siglos pasados.