En tiempos del Condestable

Por José Luis Marín Weil

Desde el Ayuntamiento de Jaén se ha puesto mucho empeño en reforzar la imagen del Condestable Miguel Lucas de Iranzo , rescatar su memoria y que la ciudad retroceda quinientos años atrás y reviva aquel tiempo durante este fin de semana.

La idea, me parece fabulosa. Mi interés se centra en las carreras de caballos que tendrán lugar el próximo sábado en la calle Bernabé Soriano recreando el ancestral juego de la sortija con caballos y caballeros vestidos para la ocasión a la usanza de la época. Puede ser todo un espectáculo, y si la experiencia resulta un éxito puede marcar un camino nuevo para que Jaén sume un aliciente más que ofrecer dentro de su oferta turística.

Se rescatan las carreras de caballos como elemento festivo e identificativo del Jaén del Condestable. Y digo yo, puestos a recordar, rescatar y recrear…¿por qué no los toros también?

Cualquiera que me lea seguramente se echará las manos a la cabeza. Pero a poco que uno conozca o investigue la figura del Condestable Iranzo, su paso por Jaén y las fiestas que pomposamente tuvieron lugar por entonces, podrá ver que los toros en tiempos del Condestable fueron una constante.  Así lo atestigua la recopilación “Hechos del Condestable Lucas de Iranzo” en su edición de Juan de Mata Carriazo.

Sorprende saber que hace quinientos años, constantemente, se corrían toros por las calles de Jaén por orden del Condestable siempre para festejar cualquier cosa. La Plaza de Santa María, la de la Magdalena y la de San Agustín fueron escenario de ello.

Hoy, pasado el tiempo y enmarcado en este contexto de recreación histórica, ciñéndose a lo que establece el actual Reglamento de Festejos Taurinos Populares de Andalucía y adaptándose a las circunstancias y limitaciones del Jaén actual,se podría hacer perfectamente.

Quienes encuentren en este planteamiento una idea descabellada, sugiero que conozcan las fiestas de “Las Bodas de Isabel de Segura” que se celebran anualmente en Teruel y que recrean la leyenda de “Los amantes de Teruel”. Fiestas que han logrado obtener la denominación de “Fiestas de Interés Turístico Nacional”con sólo veinte ediciones de existencia y que incluye entre sus actos el increíble festejo del “Toro Nupcial de Teruel” en el que se corre ensogado por las calles de la ciudad un toro bravo y los participantes visten a la usanza de la época.

Llevar a cabo en Jaén esto es factible si hay voluntad y tiene hasta sentido si tenemos en cuenta que hablamos de la capital de la provincia que lidera el número de festejos taurinos de toda la región andaluza, siendo Jaén donde más festejos populares y más diversos se celebran de Andalucía entera.

Correr toros en Jaén recreando los tiempos del Condestable vendría a sumar un aliciente aún mayor a estas fiestas, sería un elemento diferenciador y genuino, podría añadirse a la oferta del programa turístico “Jaén, Cultura del Toro” y sobre todo, contaría con una alta participación en la misma habida cuenta que en la provincia de Jaén el toro de calle se vive con enorme intensidad y pasión.