Granada enfandilada.

“Al pie de Sierra Nevada/al pie del viejo Albaicín./Se halla sentada Granada/la de belleza sin fín”


Soy jiennense hasta decir basta,más jiennense que el mísmisimo Lagarto de La Magdalena,más jiennense que la cerveza Alcázar.Pero por mi cuerpo corre sangre de muchos sitios:sangre de Ceuta y Melilla,sangre manchega,sangre germana (mi apellido asegundo así lo refleja) y sangre granadina,que precisamente no es poca pues entre mis antepasados cuento con muchas raíces en la ciudad de la Alhambra.
De esta última ciudad he conocido sus muchos rostros:la Granada del poeta García Lorca,la Granada profunda de las coplas de mi siempre recordado y admirado Carlos Cano,la Granada universitaria que vivieron mis padres y disfrutan mis amigos,y un poquito de la Granada Taurina,y en este caso intentar ubicar el tema taurino dentro de esta ciudad siempre ha supuesto tener presente a “Frascuelo” diestro que igualmente da nombre a la Monumental Maestranza granadina.
Ocurre que de idolatrar los granadinos a “Frascuelo” de forma vitalicia, el puesto de mando del taurinismo granadino ha pasado a ser enarbolado por David Fandila “El Fandi” y este torero que desde que lo ví por primera vez hacer el paseíllo aquí en La Alameda siendo un incipiente novillero sin caballos nunca me ha gustado en demasia ni igualmente soy partidario de su forma de intrepretar el toreo si he reconocerle una serie de cosas.
Le reconozco por un lado su capacidad atlética,traducida en unas facultades sobradas para con el toro en la plaza,le reconozco así mismo la facilidad de transmisión con el tendido,le reconozco el ofrecer una forma diferente de ejecutar el tercio de banderillas,pero sobre todas las cosas,mi reconocimiento mayor va dirigido a ser el responsable de haber conseguido taurinizar Granada y poner como loca a media ciudad.
Si hablas mal de “El Fandi” delante de un granadino llévate cuidado que puedes salir malparado.Este torero es símbolo de la ciudad y su gente lo defiende a capa y espada.En pocos años se han multiplicado los niños que quieren ser toreros porque ellos…quieren ser como “El Fandi”,quedando ahí ejemplo de “El Yiyo” o “El Moronta”,dos de los nuevos toreros salidos de la escuela granadina.Pero la cantera no se queda ahí pues tengo constancia que muchos más chavales sueñan con vestirse de grana y oro,con las mieles del triunfo,esas que su paisano “El Fandi” ha acariciado en esta temporada en que más de 100 veces se las ha visto en el ruedo cada tarde frente a dos toros, o incluso más.Queda para la historia la encerrona con seis toros en el Corpus incluyendo una cornada de por medio.Mató la corrida y fue sacado a hombros de las cuadrillas.
Por todo ello tengo envidia de Granada,pues un buen día les nació un torero y de golpe y porrazo comenzó a enganchar gente y más gente,logró aficionar al más despistado y consiguió que Granada suene con fuerza en “El Planeta de los Toros”.
Que más quisiera yo que en Jaén sucediera algo semejante:el surgimiento de un torero que de la nada consiga reactivar el Jaén Taurino que poco a poco se fue apagando y quisiera yo poder revivir.
Entretanto quedamos en el Santo Reino con un caballero rejoneador como es Álvaro Montes, que sí,que ha finalizado la temporada segundo en el escalafón,que ha cuajado excelentes tardes con su cuadra,pero…que sepa yo de momento en Jaén no hay chavales que quieran emular al “Centauro de Jaén”,ni se agota el papel cuando saca sus caballos a torear al albero de mi tierra.

Foto:Carmen Moya.