Lo que dio de sí la primera.

Éxito en la inauguración del IV Ciclo Taurino Diego Rojano de la UJA a cargo de Ignacio de Cossío que rescató del olvido al maestro Cañabate,recorrió su figura y persona y subrayó el poso que dejaron sus crónicas taurinas en la época que le tocó vivir.
El único pero fue no poder ver las más de cuarenta fotografías que acompañaban la ponencia,todas ellas muy interesantes pero ya sabemos que como bien dijo una vez el maestro Rafael de Paula “la técnica pa´las lavadoras” y así fue que lo técnico se fue al garete.
Quedó la gente satisfecha y causó sensación el “pin” que se ha regalado en esta primera sesión del Ciclo Taurino a todos los asistentes:un toro íbero reproducción del que se regala a los participantes en el Ciclo, obra de la escultora jiennense Carmen Pozo.
A nivel personal uno tiene que agradecer a todos quienes se acercaron el pasado jueves muy especialmente a los universitarios que si el año pasado no sobrepasábamos los cinco asistentes este año con orgullo el primer día había más de quince.Del mismo modo todo un respaldo encontrarse allí con becerristas,apoderados,veterinarios,directiva de la Escuela Cultural de Tauromauia de Jaén, propiedad de la Plaza de Toros de Jaén,Rafael Fuentes cirujano de la Plaza de Jaén,compañeros de la prensa etc.También una pequeña representación de la abogacía jiennense en recuerdo a Diego Rojano.Y muy particularmente a mis compañeros de Desdelcallejon desplazarse hasta Jaén desde Lopera,Andújar e incluso Algeciras (pero esa es otra historia).
Todos disfrutamos con la intervención de Ignacio pero firmemente creo que quien más disfruto fue él,que quedo maravillado con esa joya que es nuestra Santa Iglesia Catedral (¡¡PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD YA!!),nuestro casco antiguo,lo bien que aquí se cena y sobre todo la sorpresa que le tenía preparada cuando le llevé a “El Cossío”, ese santuario taurino enclavado en pleno San Ildefonso barrio castizo y señero de nuestro Jaén.Quiso saberlo todo:este cartel,aquella foto,el porqué de ese toro…no perdía detalle a las explicaciones de Joselito Marín y su hijo, propietario del local, que dicho sea de paso bien contentos estaban de tener presente a Ignacio en el local que lleva su nombre.
Ojalá todos los jueves fueran así…joer !!

Foto:José Antonio Risoto y Patricia Camper.