Mucha afición.


En poco tiempo he tenido ocasión de hablar con Curro Jiménez por partida doble; una estando en Ceuta pues me llamó para felicitarme el año nuevo, la otra el pasado lunes teniendo como escenario las ondas de Punto Radio.La diferencia es que una conversación fue en privado y otra abierta a todo el mundo.
De ambas reafirmé varios pensamientos que llevo sobre este torero y también amigo que me provocan diferentes sensaciones:me cabrea ver como sigue,sigue y sigue luchando sin que ningún apoderado le tienda la mano para ayudarle un poco,aunque sea un poco.Me duele ver que su arrollador triunfo años atrás en el Coso de La Alameda erigiéndose máximo triunfador del ciclo andaluz y regalándonos a los aficionados jiennenses una satisfacción no termine de recibir una recompensa.Me jode ver que desde que debutáse con caballos, las veces que ha hecho el paseíllo en Jaén la suerte se le haya presentado de forma irregular.Manda narices que en San Lucas llevando media oreja en el esportón se le quedara amputada la Puerta Grande a causa de que una vez más la lluvia castigó a la afición de Jaén.
Pero Curro,este priegense que va camino ya de convertirse en jiennense pues se ha formado taurinamente en el campo bravo jaenero,lejos de arrojar la toalla y abandonar el camino que emprendió ya hace unos años mantiene vigente su deseo de llegar a lo más alto en esto de crear arte jugándote la vida frente a un toro en un ruedo.Bien sé que esto es así porque Curro tiene claro que por lo menos quede claro que quiso intentarlo de lleno y puso todo de su parte por conseguir sus sueños.A ello se suma que tiene mucha,mucha afición.

Foto:Carmen Moya.