Javier Cano,rejoneador de Torreblascopedro,Jaén.

De Torresblascopedro
llegó la sorpresa

Cuando me enteré que en el mes de enero el flamante Coliseo de Atarfe acogería un “Certamen de Rejoneo” que a la vez sería retransmitido por Canal Sur en directo, sinceramente me alegré y mucho.Una iniciativa interesante,una novedad en televisión y una buena forma de empezar la temporada taurino-televisiva.

Al ser retransmitido el certamen por Canal Sur hubo una cosa que me llamó mucho la atención: no había un sólo andaluz anunciado en los carteles. Había un murciano, un par de madrileños y tres portugueses.Raro el asunto, tratándose de la tele pública andaluza como raro era ver que entre los participantes figuraban José Miguel Callejón y Raúl Martín Burgos,con unos pocos años ya cabalgando por el escalafón de rejoneadores habiendo pisado uno y otro Las Ventas o La Maestranza.

Caí en la cuenta y recordé que por esta provincia además de Álvaro Montes, tenemos también a Javier Cano.Es decir, que tenemos otro rejoneador más.

Con Álvaro Montes como referente del rejoneo en Jaén,como único representante de nuestra ciudad en el panorama taurino, casi tapado,casi de incógnito,poquito a poco haciéndose…Javier Cano ha ido fraguándose en estos años.

Yo le ví por vez primera en el que ha sido hasta la fecha el último tentadero público que se ha celebrado en el Coso de La Alameda por parte de la Escuela Cultural de Tauromaquia de Jaén y que sigo encabezonado en que hay que recuperar sea como sea.Aquella tarde, sin duda, Javier Cano resultó ser la novedad.Posteriormente creo que le ví rejonear en Baeza en un festival y ya no he vuelto a verle más en un ruedo.

Así las cosas y por vía de la sustitución,el rubio rejoneador fue llamado a suplir el puesto de Raúl Martín Burgos,que se caía del cartel en el último momento por enfermedad.

Llegó,se ilusíonó,cabalgó,descargó toda su energía,enganchó a todo el tendido a su quehacer, y aunque las ganas y ansias de triunfo en ocasiones pudieran a la razón, finalmente demostró que quiere ser alguien. Ganas no le faltaron, yo le noté una muy clara progresión en el fondo y en las formas.El resultado ahí queda: finalista después de salir a hombros con tres orejas en el esportón y una más junto a un rabo que se quedaron en el desolladero.

Primera del año,el domingo la segunda y quizás, la solución y el vuelco a toda una temporada, la del 2007 que para este rejoneador de Torreblascopedro puede significar mucho,mucho,mucho.

¡Suerte,torero!
Foto: Juanma Fernández