¿Qué torero debutó en San Lucas toreando la “Corrida Moderna” de Távora?

Si Manuel Escribano hiciera el paseíllo en la Plaza de Toros de Jaén actualmente no lo haría desmonterado. Pero lo curioso es que muchos no sabrían recordar en qué momento Escribano ha podido torear en Jaén como matador de toros. No hay cartel que lo acredite.

Por la vía de la sustitución Manuel Escribano acabó haciendo el paseíllo en el Coso de La Alameda en plena Feria de San Lucas, pero lo hizo en el marco de un festejo singular como fue la llamada “Corrida Moderna” de Salvador Távora, quien fuera ideólogo del espectáculo taurino musical de la ópera “Carmen”  que tanto éxito tuvo durante varios años así como otro titulado “Don Juan en los ruedos”.

Escribano debutó en Jaén el 13 de octubre de 2006  sustituyendo al matador de toros Juan Contreras, hermano a su vez del matador Pérez Mota. Había tomado la alternativa dos años antes en la Plaza de Toros de Aranjuez y por entonces apenas tenía un sitio en los carteles en España, no así en países como Venezuela donde sí que le podía ver anunciado en varias ferias.

Fue aquel un festejo raro. Muy raro. Una auténtica extravagancia dentro de la fiesta de los toros que apenas tuvo recorrido ya que solamente se celebró dos veces: en Espartinas la primera vez y en Jaén por San Lucas la segunda.

Una idea nacida de la factoría creativa de Sálvador Távora que pretendía unir el toreo a pie, a caballo y a cuerpo limpio en un mismo festejo, intercalándose unos y otros. Sustituyendo picadores por rejoneadores, añadiendo ejercicios de alta escuela a caballo y música que no fuera necesariamente pasodobles taurinos sino clásica o flamenco. Una mezcla.

Aquel festejo se celebró por la noche. Aunque se anunció escuetamente dentro de la programación de la feria taurina del 2006 lo cierto es que la “Corrida Moderna” contaba con un cartel aparte donde se anunciaba ganadería y actuantes.

Se lidiaron cuatro toros de la ganadería de “Aldeaquemada” y uno de “Castilblanco”· Actuaron los rejoneadores Tomás Soler y David Vázquez. Manuel Escribano – de verde botella y oro- se presentó en este festejo como matador de toros en Jaén. Oreja y saludos fue el balance de su actuación.

En esta web titulamos la crónica del festejo En los toros, como en el Darymelia: la misma gente” y es que ciertamente aquel festejo no despertó gran interés porque congregó no más de trescientos espectadores en el Coso de La Alameda, ofreciendo una imagen muy pobre y desangelada.

Escribano estuvo muy digno aquella noche,pero hay que resaltar que al sustituirse picadores por rejoneadores, sus toros acusaron mucho los rejones y el caballo, por no decir incluso que estropearon las reses para la posterior lidia a pie.

            La mayor ovación de la noche la lograron el grupo de recortadores que actuó a mitad de festejo.

Así transcurrió un festejo que realmente no tuvo mucha trascendencia entonces y que ahora con el paso del tiempo si nos acordamos de él encontraremos la curiosa anécdota de la presentación de Manuel Escribano como matador de toros en Jaén en el marco de aquel festejo tan singular.

 

Foto Salvador Távora: ABC Sevilla