Jaén merece mucho más

Por José Luis Marín Weil

A los aficionados de Jaén la espera hasta San Lucas se nos hace eterna. Vemos pasar toda la temporada aguardando pacientemente que llegue octubre para ver a las figuras del toreo y los triunfadores del año, y eso no siempre sucede.

Con esta serán ya tres las temporadas que Reyma Taurino se sitúa al frente del Coso de la Alameda. Este dato no debe pasar desapercibido porque tras años de una terrible inestabilidad empresarial, al menos una empresa ha logrado la continuidad en Jaén.Y eso es algo que está ahí y hay que saber reconocer. Pero lo cierto es que luego apenas se ve reflejado, y muestra de ello el hecho de tener un sólo festejo por San Lucas.

Allá por el mes de abril en la presentación del festival del Cáncer el empresario Juan Reverte nos decía que la Feria de San Lucas ya estaba cerrada. Un aficionado advirtió que sus palabras quedaron grabadas en una grabadora que se encontraba sobre la mesa y rápidamente el empresario rectificó, aclarando que se trataba de una broma. Mal momento para bromear.

Ahora, con el cartel en la calle -por cierto con muy escasa difusión-, sin que se haya realizado una presentación oficial del mismo, las redes sociales se han convertido en el muestrario del sentir de la afición. Leyendo lo que se puede leer, sumado a lo que se dice a pie de calle, el cabreo que existe en Jaén es monumental.

Conozco a muchos aficionados que se niegan a ir el próximo sábado. Unos por el cartel, otros por el precio, y otros porque consideran que una propuesta así desmerece totalmente a Jaén en lo taurino. Otros aficionados – menos, sinceramente- me reconocen que si van a los toros es simple y llanamente por no dejar de ir a los toros en Jaén, porque no hacerlo es contribuir a que la plaza y la afición a los toros aquí vaya a menos.

La situación es contradictoria. Los sentimientos, encontrados. Vuelven a surgir voces que afirman tajantemente que en Jaén no hay afición a los toros. Yo tengo motivos para pensar que no es así. Y lo pienso tras haber visto tres festejos a lo largo de la temporada en la Plaza de Toros de Jaén, con amplio respaldo de público en todos ellos. Y lo pienso, igualmente, conociendo como conozco el movimiento asociativo de los aficionados en Jaén, puesto que hemos pasado en pocos años de contar con tan sólo el Club Taurino “Tendido 1” a existir en la actualidad hasta seis entidades taurinas distintas. Seis, que se dice pronto.

En Jaén si no acude más gente a los toros por San Lucas se debe entre otras cosas a que muchos aficionados se han hartado. Algunos de ellos hacen kilómetros a lo largo del año para ver toros por media España, y en cambio no acuden a la plaza de toros de su ciudad. Los hay. Muchos aficionados se han hartado a los bailes de corrales por sistema, a ver carteles repetitivos año tras año, a la desgana de las figuras que pasan por aquí como alma en pena, y a la subida de los precios en los últimos años.

A ellos se añaden otros factores externos, como pueden ser las fechas de los festejos o quizás el auge de la Feria, que al llegar el fin de semana revienta de gente. Y claro, con tanta oferta de ocio a lo largo de diez largos días hay quienes ven los precios de este año y prefieren gastarse los 30 euros de una andanada en el ferial, en una tarde – noche a base de cubalibres.

En Jaén se pueden hacer las cosas bastante mejor. La empresa actual tiene capacidad de sobra para ello, y cuenta con medios para ello.Pero debe trabajarse más la plaza, frecuentar Jaén y conocer a sus aficionados. De nada sabe decir lo mismo cuando se presenta el cartel de un año para otro. Tiene a su alcance gente de confianza que le puede dar las claves para conseguir relanzar la plaza.

Será el tercer año (seguido) organizando San Lucas. Jaén ya estaba en sus manos mucho antes que Baeza, Linares y sobre todo El Puerto de Santa María. Aquí no somos menos que en ninguno de esos sitios.

Veo el cartel del próximo sábado, una corrida mixta para la Feria de San Lucas, haciendo uso del lema de la plataforma que lucha por los intereses globales de nuestra ciudad y provincia sólo me queda decir que taurinamente…Jaén merece mucho más.