Habemus torerazo

Por fín pudimos despejar todas nuestras dudas más de uno el domingo pasado en el festival de Pegalajar,y confirmamos que en este último año Joselito Rus no ha perdido el tiempo llevando sus enseñanzas a Pedrito Sánchez,que se anuncia en los carteles como Sánchez Plaza.
Ya de entrada en el paseíllo le ví cosas,más tarde en el quite que le hizo al novillo de Joselito me emocionaron sus formas con el capote y por último la faena a su novillo fue vibrante para mí de principio a fin.
La primera de las sorpresas llegó al irse más que decidido a portagayola y plantarse frente a chiqueros.Se santiguó y se encomendó a la suerte para vérselas a un novillo que se lo llevó por delante nada más salir del portón de los sustos…pero eso no supuso otra cosa que ipsofactamente ponerse en pie y sin enmendarse coger el capote de nuevo y con toda la pasmosidad del mundo irse a por el novillo como quien va a por el periódico los domingos.
Valor desde el principio,firme todo el rato aguantando los granizos mientras lo llevaba al natural,enterrados los botos en el barrizal,la cabeza puesta en el bicho,entretanto Joselito Rus no perdía ojo de cuanto hacía su discípulo al tiempo que el corazón se le salía de la emoción de ver culminado el primer paso de un gran proyecto de torero.
En los tendidos: más de uno,más de dos y más de tres que se llevaron la sorpresa de este niño desconocido que quiere ser torero y que de la nada ha venido a decirnos eso de …oiga,que yo quiero ser torero.
Y con el ruedo convertido en un barrizal,la afición aguantando estoicamente lo que les pusieran por delante,los músicos con la tuba y el clarinete bien guardaditos en las fundas por si se les estropeaba la herramienta musical (que dicho sea,un feo detalle no sonorizar la faena de Pedrito con un pasodoble…) todos rompieron con palmas el final de una mañana ovacionando al nuevo torero de Jaén mientras recogía las dos orejas y el rabo.
Como decía el pasodoble dedicado a Ramón Montes:...ya tiene Jaén un bravo chaval…