2016, año de congresos

Por José Luis Marín Weil

Casi llegando al ecuador del año hay un dato que merece resaltar por lo significativo que resulta: en lo que llevamos de 2016 hasta tres grandes convocatorias de materia taurina han tenido nuestra provincia como escenario.

 Arroyo del Ojanco primero, Segura de la Sierra después y más recientemente Úbeda y Baeza se convirtieron en lugar de peregrinaje y cada uno de ellos por causas taurinas bien diferentes.

 Arroyo del Ojanco acogió el Congreso Nacional del Toro de Cuerda y se notó. Vaya si se notó. La ilusión de los vecinos de Arroyo, su Ayuntamiento e indudablemente la de la Hermandad de San Marcos era palpable y contagiosa. Por las calles del Arroyo se corrieron toros de un trapío imponente durante un fin de semana al estilo tradicional de las diferentes localidades de España que participaron en esta edición. El Congreso contó además con una mascota propia “Aceituno”, que se acabó convirtiendo en un icono muy popular.

 Segura de la Sierra fue la sede del primer gran evento ideado y desarrollado íntegramente por la Federación Taurina de Jaén con su I Encuentro Provincial de Asociaciones. Sirvió para poner en valor la Tauromaquia como hecho cultural e identitario no sólo de nuestra provincia, sino de todos los pueblos que sienten en lo más profundo de su ser la Fiesta de los Toros. El Encuentro sirvió además para reactivar el uso taurino de su peculiar plaza de toros cuadrada más allá de sus fiestas de octubre.

 Y el pasado fin de semana la comarca de La Loma acogió a lo más granado e ilustre de la cirugía taurina internacional. Sí, internacional, pues contó con la participación de cirujanos taurinos que ejercen en todos los rincones del planeta de los toros tanto en Europa como en América.

 Que en apenas cuatro meses se hayan desarrollado estas tres citas tan importantes en nuestra provincia no debe ser precisamente una casualidad. Es la muestra, la realidad, del tremendo arraigo de la Tauromaquia en Jaén. Pero no sólo eso, también ha quedado demostrado las inmensas posibilidades que este tipo de turismo puede generar en Jaén gracias al toro.