Dicen que nadie es profeta en su tierra.

La primera vez que escuche esta frase que luego a lo largo de mi vida he vuelto a escuchar mil veces fue al Maestro Manolo Vázquez, al que Dios tenga en su gloria.Me marcó mucho .Como será que mi novia no es de Jaén sino de Algeciras…
El tiempo me demostró y me sigue demostrando que es verdad.Así quedó manifestado el pasado fin de semana en los VII Premios Taurinos del Campo de Gibraltar, que organiza de forma suprema mi querido amigo y maestro Juan Téllez,director de la web desdelcallejon a la que tanto cariño tengo y que tanto me ha dado.
De entre los 31 premiados destacaban ni más ni menos que 3 hombres nacidos en el Santo Reino:el rejoneador Álvaro Montes,el productor Bartolomé Martos y el cámara Eduardo Montes.
Curioso,muy curioso todo.Álvaro lleva ganando el premio al mejor rejoneador allí en esa gala desde su primera edición, en cambio aquí en Jaén ni un solo año se ha llevado trofeo alguno,no por no merecerlo sino simplemente porque no existe ninguna distinción al rejoneador triunfador de San Lucas.Si bien es cierto que me parece que a día de hoy ningún premio taurino de los que tradicionalmente se concedían en Jaén sigue vigente.Hablo especialmente de los condecidos por el Club Taurino y la Propiedad de la Plaza de Toros,al tratarse de los más relevantes.El caso es que no me suena que se hayan seguido entregando en los últimos años.
Pensemos por un momento que si ya de por sí las figuras al llegar el mes de octubre se plantean más bien poco eso de hacer el paseíllo en Jaén,menos aún si saben que aunque corten una pata nadie les va a reconocer luego nada.
Eso por un lado.El caso de Barto y de Eduardo es bien distinto pues nunca que yo sepa se ha dado el caso de premiar a un productor de un programa taurino de radio y a un cámara de televisión de un programa de toros a nivel particular.Premios indiscutiblemente merecidos ambos dos pues la labor que vienen desarrollando cada uno desde hace mucho,mucho tiempo es desconocida y silenciada.Pienso por un momento en lo que tiene que suponer para Bartolomé Martos trabajar de 18:00 a 00:00 de la noche un domingo en agosto prendido de uno,dos y hasta tres teléfonos.La cantidad de aspirinas y lo que no son aspirinas que este hombre puede llegar a tragarse…Además su caso a mi particularmente me hace mucha gracia pues es rarísimo que a un tío de Torredelcampo le den un premio taurino.Tiene su arte, si señor.
Eduardo Montes es otra historia.A él le conozco desde hace tiempo pues aparte de compartir afición y pasión taurina ambos dos compartimos la suerte y orgullo de pertenecer a la Muy Ilustre e Andariega:el como veterano y yo como novato todavía…
Mucha horas grabando ruedas de prensa,entrevistas,recursos en la calle…y muchas ferias por toda la geografía taurina andaluza con su cámara a cuestas:hoy en Linares mañana en el Puerto.Y muchos recuerdos imborrables grabados en su cámara y en su retina.
Ahora se ha hecho “popular” en “Toros para Todos” y ha sido porque Enrique Romero no se calla el esfuerzo suyo y a cada instante lo pregona: “ahí tenemos a nuestro intrépido cámara Eduardo Montes jugándose el tipo…” y vaya si se lo juega.El porrazo que le endió una becerra al darle un arreón se convirtió en un moratón en la espalda que le duró varias semanas.Se la juega con tal de ofrecernos a nosotros el “todavía más” “el más difícil todavía”…
Una pena que en Jaén los triunfos de Álvaro Montes no cuenten con el eco con que trascienden las derrotas del Real Jaén,ni que en Torredelcampo se hable en la plaza del pueblo de que hay un gachón torrecampeño que es el productor del programa taurino de la radio andaluza o que en Jaén no se sepa que quien se sube en el quad para grabar a los Zalduendo es el tío que tiene una de las mejores voces de España.
Y por si fuera poco,lo que ya es la repanocha es que fuera yo siendo jiennense hasta Los Barrios a entregarle un premio a otro jiennense, y que parte de ese premio fuera una botella de aceite de Lopera.Al menos tengo el consuelo de que es verdad lo que le dije en ese instante a Eduardo Montes:te lo mereces nene.

Foto:Lino Téllez