“He sido un afortunado al poder desarrollar mi vocación”

El próximo domingo Ángel del Arco recibirá la “Medalla de Plata al Mérito Taurino”, una de las máximas distinciones que concede la Real Federación Taurina de España y que se sumará de esta forma a otros reconocimientos que a lo largo de su vida ha recibido por su labor informativa, especialmente en la parcela deportiva.
Su vocación siempre fue la comunicación y su voz va unida a la memoria de muchos jiennenses que durante más de cuarenta años han podido escuchar sus narraciones de los partidos del Real Jaén a través de Radio Jaén,emisora en la que presentó “Sol y Sombra” programa taurino de referencia. También sus crónicas son un referente en “IDEAL”.
Sin duda,un merecido reconocimiento a uno de los periodistas más veteranos de nuestro Jaén.

¿Qué supone para usted recibir esta distinción?

Ante todo una satisfacción, especialmente porque se demuestra desde Madrid una cierta atención a lo que se hace fuera de Madrid, en el resto de provincias españolas, y muy especialmente con Jaén ya que el taurinismo de nuestra tierra se encuentra dentro de la élite del taurinismo español. Además en esta misma gala se va a distinguir con la medalla de bronce a la Peña “Sol y Sombra” de Villacarrillo, que con más de veinticinco años de actividad goza de prestigio y relevancia. Me siento satisfecho por ambos motivos.

¿Cómo fueron sus inicios en el periodismo, y más concretamente en la información taurina?
Justo al mes de entrar en Radio Jaén, el primer domingo de abril nacía “Sol y Sombra” el programa taurino que ha logrado mantenerse durante treinta y nueve años, al que posteriormente se añadió “Rincón Taurino” que permitía de forma diaria tener un hueco para hablar de toros en la radio.

¿Y la afición por los toros, dónde y cómo nace?

En Villacarrillo, donde nací. Es un pueblo de enorme tradición taurina y mucha afición, donde mi padre me llevaba a ver toros a su plaza, también a la de Villanueva del Arzobispo y justo al año siguiente de la muerte de “Manolete” ví mi primera corrida en Linares con un cartel formado por Pepe Luis Vázquez, Luis Miguel Dominguín y Agustín Parra “Parrita”.
De pequeño los niños jugábamos “al toro” y “Manolete” era mi ídolo. Un héroe, el ídolo de todos los niños de la España de entonces. Cuando me enteré de su muerte en Linares, lloré por él. Era un personaje único y le recuerdo emocionadamente, por eso ver como hoy día se le trata y se habla de él en los medios es algo que me indigna muchísimo.

En todos estos años de profesión.¿Qué recuerdos tienes? ¿Algún momento especial o anécdota destacable?

Por ejemplo los inicios de Enrique Ponce, que siendo muy pequeño se vino a Jaén para formarse como torero y aquí reside. Se siente muy vinculado con Jaén, tanto es así que siendo valenciano no tiene naranjos, pero sí muchos olivos. A este diestro le he visto crecer como torero y como persona.
Al margen de eso, me quedo con el recuerdo de la entrevista que le hice al “Papa Negro”,el padre de los Bienvenida pocos días antes de morir, que resultó ser la última. Aquello me marcó muchísimo, sus palabras, sus pensamientos, sus vivencias dejaron tanta huella en mí que pasado el tiempo me emociono muchísimo al recordarlo. Igualmente recuerdo las conversaciones con “El Rubio de San Bernardo”

¿Actualmente qué panorama es el que presenta la Fiesta?
Las estadísticas y los números lo dicen bien claro: se dan más toros que nunca, más toreros que en ninguna otra época y hoy por hoy se torea mejor que nunca se había toreado.¿Qué ocurre entonces? Se ha perdido la emoción, y la emoción es un componente indispensable de la Fiesta. Si no hay emoción, la Fiesta pierde su esencia.
El problema además se encuentra dentro, es decir: el propio mundo taurino con todo lo que le rodea. A eso hay que sumar que a diferencia del pasado hay una oferta mayor de diversión y la gente tiene más donde escoger. Fíjate, la corrida concurso de ganaderías de la provincia de Jaén, una magnífica idea de Cristóbal López Carvajal, que además ha sido la autoridad que más y mejor ha apoyado de forma decisiva la Fiesta, finalmente se la cargaron los propios ganaderos.

¿Qué opina de la actitud de la ministra Narbona con sus declaraciones?
Es absurdo, no tiene sentido y se hiere la sensibilidad de aquellos a quienes le gusta esto. Que el propio gobierno quiera desprestigiar la Fiesta Nacional me parece un cachondeo.

Desde el punto de vista del crítico taurino, como conocedor de la afición de Jaén ¿Cómo es? ¿Qué le caracteriza?
Es torerista, en toda la provincia. Solamente un sector muy reducido de Linares, que son los del “Tercio de Varas” son más toristas, los cuales piensan al igual que yo que no puede haber un reglamento por región en vez de uno sólo de ámbito nacional.
Jaén capital tiene un público bueno, en esa línea torerista. Tiene en Enrique Ponce a su torero de referencia, le quiere y se identifica con él.

Desde hace pocos años, otro Ángel del Arco desempeña la información taurina en Onda Jaén y la revista “Aplausos”,entre otros medios ¿Eso que le sugiere?
Me hace mucha ilusión. Yo llevé desde pequeño a mi hijo conmigo a los toros del mismo modo que mi padre lo hizo conmigo, para transmitirle mi afición y también poder disfrutar el estar con él. Ha tenido la suerte de ver muchos festejos al acompañarme y por eso ha desarrollado una gran virtud como es la de saber ver muy pronto al toro en la plaza.
Ver que quería seguir mis pasos me emocionó, y desde luego siempre le apoyaré. Es un buen aficionado y tiene capacidad para dedicarse a esto.

Entrevista publicada hoy en “VIVA JAÉN”

Foto: Tercio de Varas