Recuerdos de La Malagueta

Málaga vive sus mejores días ahora mismo al estallar en fiestas la ciudad un año más con la Feria en pleno mes de agosto llenando de gente sus calles desde la mañana en Calle Larios hasta que por la noche las luces del ferial inundan las casetas del Cortijo de Torres y regalan a Málaga su otra cara.
A Málaga siempre me unieron lazos veraniegos pues desde que nací he estado veraneando en San Pedro de Alcántara,pueblo que junto a Estepona y Casares forman el límite con la provincia gaditana.También lazos familiares hacen que al bajar de Jaén o al subir de la Costa haga parada técnica por Pedregalejo a visitar al hermano de mi padre,a la sazón mi padrino,y por extensión a mis tres primos malagueños (…de procedencia manchega,como los quesos ya que los dos primeros nacieron en Ciudad Real capital) y muy cerquita de la casa de mis tios,en la zona de El Palo se encuentra enclavado en lo más alto de la zona aquella un lugar que encierra hermosos recuerdos para mí y resulta curioso decir eso ni más ni menos que de un colegio interno.Pero es que no puedo decir otra cosa.

El caso es que me entra la nostalgia al recordar aquellos veranos en que por cosas de la vida llegué a parar allí con el temor y el terror de lo que me podía encontrar y lo que posteriormente podía ser de mí.Todavía recuerdo aquello del primer día:

-¿De Haén? ¿Ezo ande eztá?

Como me soltó una de la zona de Cádiz,aunque mejor fue lo que me dijo uno de más pa allá de Despeñaperros…

– ¡ AH ! Síii, ya caigo. ¡Jaén de la Frontera!

Y se quedó tan pancho.

El caso es que no era el único pues por allí danzaban tres buenos amigos de Linares y mi amigo Miguelito de Úbeda,así como dos chavales de los Maristas a los que si conocía y una niña de las Teresianas con un viaje de pendientes por todo el cuerpo que parecía más bien que se le había caído encima una estantería de la ferretería de Barchafe en la Calle San Clemente.

Para que engañaros,la primera sensación fue de acojone.Ante mí no paraban de desfilar personajes de todo tipo que parecían sacados de un cómic de Mortadelo.Poco a poco me fuí integrando en la vida colegial y claro está, rápidamente hice amigos allí y me llevé la gran suerte de conocer a gente de mi edad aficionados a lo que me gusta: la caza y los toros.Eso me ayudó a vivir con una mayor tranquilidad mi paso por el centro pues era muy gratificante participar en esas conversaciones espontáneas sobre toros o sobre caza ya fuera por los pasillos,el patio o el comedor.En el desayuno o antes de dormir.

Sumado a ello también debo resaltar lo importante que fue para mí el “Carrusel Taurino” de Canal Sur Radio ya que coincidía el tiempo que teníamos para descansar,ducharnos y arreglarnos para cenar con el horario del programa día a día y luego en fin de semana nos tragábamos el Carrusel hasta las doce de la noche,momento en que terminaba.Algún atrevido llegaba incluso a quedarse hasta las tantes escuchando a Molés o Pedro Javier Cáceres.Como sería todo aquello que en mi segundo verano allí tras ducharnos todos,en mi cuarto se llegaban a juntar casi todos los días unos doce o trece a escuchar “El Toreo”.Gente de 16,17,18,19 y 20 años de puntos bien diversos: Sevilla,Fuengirola,Jerez de la Frontera,El Puerto de Santa María,Ceuta,Córdoba,Málaga,Ronda,Melilla…y todos unidos por una misma pasión:la Fiesta de los Toros.

Nos pásabamos horas y horas hablando de toros y muchas veces incluso acabámos discutiendo de toros también.Aquello era para verlo porque mientras en otros pabellones del internado podía escucharse a Andy&Lucas,El Barrio,y cosas muy raras en el nuestro más de una vez nos despertábamos con el Nerva,que no es poca cosa.

Y claro,como no podía ser de otra forma siempre terminábamos toreando con las carpetas,las toallas,las perchas o lo que fuese.Me emociono recordando todo aquello.

El colofón de aquellos días fue la tarde de un domingo en que misentras algunas niñas se bajaron a la playa y muchos otros se fueron a la Calle Larios a darle trámite a lo que quedaba de feria.Nosotros en cambio tuvimos que pedir un permiso especial …¡¡para ir a La Malagueta!!.Aquello no tenúa precedente alguno pues en más de veinticinco años de vida del colegio parece ser que nunca antes un grupo de alumnos había solicitado permiso para irse a los toros.

Nuestra correspondiente entrada de andanada arriba del todo donde pican los pollos.El solano de frente y la plaza llenita de guiris y cateticos.Tres jerezanos,un sevillano y uno de Jaén dispuestos a ver a Dámaso González,Rivera Ordóñez y El Juli con toros de Partido de Resina.Al final lo de siempre,corrida de expectación,corrida de decepción.Yo, que iba con la ilusión de ver a los pablorromeros por primera vez en mi vida…me llevé un chasco de campeonato.Pero los toros tienen esas cosas.

Así que ahora que Málaga está de Feria,con emoción recuerdo aquellos momentos.Luego dicen que a los jóvenes no les gusta la Fiesta de los toros.

Mis compañeros de entonces,de estudio y tertulias taurinas fueron:

Josemi Martín Hermoso(Córdoba) Pablo Martín (Málaga) Antonio Moncayo (Ronda)

Claudio Urbano (El Puerto de Santa María) Hugo Ruiz (Ceuta) José María Díaz (Puerto de la Torre)

José Lizana(Córdoba) Alberto Fernández (Almería) Rubén Martínez (Baza) Carlos Fuentes (Linares)

Miguel Cáceres (Fuengirola) Antonio Rodriguez (Melilla) Andrés Sánchez (Sevilla)

Gabriel Luque (Estepa) Leandro Escamilla (La Línea de la Concepción) Alejandro Soler (Sevilla)

Luis Márquez (Córdoba) José Alberto Parrado (Ceuta) Juan Francisco Mata (Montefrio)

Miguel Monedero (Úbeda) Tito Ruiz Berdejo (Jerez) Martín Martín (Fuengirola)

Pedro Romero (Sevilla) Ignacio de la Calle (Jerez) Jesús Lavado ( Málaga)

José Jesús Pinzón (Aguadulce) Gerardo Pérez Clotet (Fuengirola)

….y las niñas:

Irene Ábalos (Huelva) María Portero (Montilla) Lola Muriel (Sevilla) Isa Afán( Jaén)

…por citar algunas.